Orígenes

La fiesta de la Cruz de Mayo tiene sus antecedentes en la celebración precristiana conocida como Festividad de los Mayos (o Palo de Mayo, del inglés maypole), en la que se conmemoraba el tiempo medio de la primavera rindiendo cultos a la naturaleza. En especial, se festejaba adornando un árbol o erigiendo un tronco o tótem al que se le ponían adornos o flores, mientras se hacían danzas rituales y se cantaban o hacían recitaciones. Con la llegada del cristianismo, esta fiesta fue adaptada a la nueva fe, reemplazándose el tótem por la cruz cristiana. En algunos países se mantienen en forma paralela las festividades de la Cruz de Mayo y del Palo de Mayo.

Santa Cruz4

Otra interpretación parece tener su origen en el hallazgo por Santa Elena de la cruz donde murió Cristo. La historia narra cómo el emperador Constantino Iº el Grande, en el sexto año de su reinado, se enfrenta contra los bárbaros a orillas del Danubio, en una batalla cuya victoria se cree imposible a causa de la magnitud del ejército enemigo.

Actualmente, la liturgia cristiana ha eliminado esta fiesta de su calendario, quedando unificada con la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, celebrada el 14 de septiembre, fiesta de origen similar.

En México

La celebración de la Santa Cruz inicia en los albores del siglo XVI, cuando el capitán Juan de Grijalba nombró “Isla de la Santa Cruz” a la isla de Acuzamil o Cozumel de Quintan Roo. En México, el 3 de mayo se delebra  “El Día del albañil” y coincide con la mecionada celebración del día de la Santa Cruz por este motivo, los albañiles desde un día antes construyen su cruz de los mismos desechos de la obra para colocarla en la parte superior y más alta de la construcción.

La celebración inicia con la colocación de una cruz, adornada con flores y papel, en una parte alta y visible de la construcción (obra). Se enciende el cueterío y continúa con una fiesta con comida típica de la región, cerveza, tequila, mezcal, y otros derivados de la fermentación en el lugar donde se desarrolla la obra.

Y así, entre cal, arena, andamios, varillas, alambre, vigas, bultos de cemento, los albañiles festejan el día en que el grito mezcla maestro calla, la cuchara y la plomada la dejan por un bote de cerveza “porque esa es la tradición”.

Santa Cruz3

Aunque es una celebración muy antigua, que conmemora a la Cruz en la que Cristo realizó su mayor sacrificio y que recuerda su triunfo sobre la muerte a través de su resurrección, la cruz posee también un segundo significado, puesta está relacionada con una antigua creencia indígena.

Ante la Conquista, los indígenas mesoamericanos relacionaron a la cruz con las direcciones cardinales de la cosmografía indígena norte, sur, este oeste y centro que gráficamente formaban la cruz.

Con la llegada de los españoles, se erradicó esta evocación y se sustituyo por el simbolismo religioso de la Santa Cruz.

Desde entonces se estableció la celebración de esta fiesta con la construcción de casas, iglesias, conventos, y demás edificaciones con mano de obra indígena.

Así en casi todas las obras en construcción se hace una celebración a la que se invitan familiares y amigos de los albañiles, donde el padrino es el propietario de la edificación o en su defecto lo son los ingenieros o residentes de la obra. Alzados de muros, paredes y tapias colocación de cubiertas y canalizaciones de fluidos sin presión, la preparación de cemento y otras tareas de obra no especializadas, son olvidadas por un momento para darle gusto al cuerpo.Santa Cruz1

Desde temprano los trabajadores de la cuchara acuden al lugar donde entregan su mayor esfuerzo, aunque esta vez, no lo hacen para trabajar sino para festejar.

Dentro del menú de la fiesta no pueden faltar algunos de los platillos mexicanos más tradicionales y populares entre este gremio, según las posibilidades del patron y el gusto de los festejados, la barbacoa, el chicharrón, las carnitas de puerco, los tamales, corundas, la carne asada y sin faltas los frijoles al albañil -frijoles con chorizo-, chile y por supuesto, montones tras montones de tortillas calientes y salsa picante, sin faltar litros de cerveza.

El albañil es un hombre en muchas ocasiones pasa desapercibido para la sociedad, pero su obra ahí está, en algunas modestas y otras espectaculares construcciónes, ya sea una casa, un edificio, un puente, una iglesia, un centro de convenciones y es el trabajo de muchos hombres que toman la responsabilidad de construir de la nada semejante belleza con solo utilizar sus manos. La gran mayoría de los hombres de la cuchara no cuenta con una vida llena de lujos, pero lo poco que logran conseguir lo disfrutan como si fuera el todo en sus vidas, algunos no están conformes por su estilo de vida tan pesada.

Es de los trabajos que más esfuerzo físico requiere y si bien es cierto que son los constructores de modernas y elegantes residencias, su hogar, muchas veces consta de unos cuartitos construidos de lámina de cartón, uno porque ganan poco y la más de las veces porque lo que ganan lo despilfarran en bebida, principalmente.

Es necesario en muchas ocasiones largas jornadas de trabajo bajo condiciones adversas como son temperaturas altas bajo un sol intenso, pero aún así la gran mayoría de las familias se sienten orgullosas del albañil, incluso, es una tradición que pasa de generación tras generación. “Pese a nuestra apariencia externa, algunos piensan que somos muy nacos y corrientes porque andamos todos mugrosos y el olor no sea del agrado de muchos, pero lo que si es cierto es que gracias a nuestro sudor y a que no andamos cuidando nuestra apariencia dizque para no ensuciarnos, muchos hemos logrado posicionarnos y buscan nuestros servicios”.

A pesar de que de vez en cuando se echen sus cervecitas, tienen en mente el darles a sus hijos una estabilidad económica, el darles lo que a él en algún momento no le dieron, el brindarles la oportunidad de estudiar y ser unos hombres o mujeres de bien, que no tengan que trabajar en jornadas tan pesadas y con una remuneración tan diminuta como lo es el sueldo de un albañil. Lamentan que hay temporadas en las que el trabajo escasea y a pesar de todo tienen que hacer el sacrificio para sacar adelante la familia, aunque admiten que hay temporadas donde les va muy bien y pueden llegar a juntar un guardadito.

Sin ellos, ¿quien construiría nuestras paredes, quién le chiflaría a las mujeres y a quién se le pagaría la raya semanal?

Piropos

Una de las características costumbres de de los albañiles es su intuitiva reacción de lanzar piropos, tan creativos que quienes los reciben cuando pasan frene a una construcción -regularmente mujeres-,  no pueden permanecer indiferentes y aunque pretenden ignorarlos, esbozan una sonrisa. Aquí algunos ejemplos:

¡Si estás así de verde, cómo estarás de madura!

¡Tanta carne y yo en cuaresma!

¡Ay, que curvas! ¡Y yo sin frenos!

¡Dime quién es tu ginecólogo para chuparle el dedo!

¡Niña! ¡Estás más apretada que los tornillos de un submarino!

¡Quién fuera bizco para verte dos veces!

¡Señora! ¡Le cambio la hija por un piano y así tocamos los dos!

¡Eso son carnes y no las que hecha mi madre al cocido!

¡Si tu fueras mi madre, mi padre dormía en la escalera!

¡No tengo pelos en la lengua porque tú no quieres!

¡Dime cómo te llamas y te pido para el día de reyes!

¡Bienaventurados los borrachos, porque ellos te verán dos veces!

¿Te estudio o te trabajo?

Si Cristóbal Colón te viera, diría : “Santa María, pero que Pinta tiene esta Niña”.

¡Oye nena! ¿Crees en el amor a primera vista, o voy a tener que pasar dos veces?

Bonitas piernas. ¿A que hora abren?

Si que está avanzada la ciencia que hasta los bombones caminan.

¿De que jugueteria te escapaste, muñeca?

¡Estás como me la recetó el doctor!

Señora vaya con Dios que yo me voy con su hija

Si la belleza pagara impuestos, estarias en la cárcel.

No muevas tanto la cuna que me vas a despertar el nene.

Quien fuera mecánico para meterle mano a esa máquina.

Amor, si amarte fuera trabajo, no existiría el desempleo.

Quien fuera reloj para ser dueño de tu tiempo.

¡Quién fuera bolsa de mano para andar de tu brazo!

¡Que buena tierra, para sembrar camote!

Fuentes: Wikipedia, Zócalo

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Comments are closed.

More in:Artículos