La sopa tarasca es un platillo que desde hace ya cincuenta años distingue a Pátzcuaro y a Michoacán por su sabor, su textura y la combinación de ingredientes. Aún cuando ahora se sirve en muchos lugares, al tratarse de un platillo ya adaptado a la cocina tradicional, tiene un origen y un creador que no pasan desapercibidos con el paso del tiempo.

Por agosto de 1966 se inauguraría la Hostería de San Felipe, en aquel entonces propiedad del Sr. Felipe Oseguera Iturbide, quien para tal efecto quería lograr un menú muy especial para su nuevo negocio y que a la vez fuera un platillo distintivo y diferente de los demás.

Durante varios días, don Felipe, su hermana Luz y su esposa Pamela Disher de Oseguera, estuvieron cocinando y de entre sus creaciones surgió esta sopa a la que había que llamar de un modo que hiciera referencia a Pátzcuaro y sus alrededores, de ahí el nombre de sopa tarasca.

El restaurant Hostería de San Felipe, fue así el lugar en el cual se sirvió por primera esta famosa sopa, que ahora se considera un platillo regional y donde además se sirvieron algunos otros novedosos platos a los que haremos referencia en otra ocasión.

En esos años, se recibían muchos visitantes extranjeros debido a la periódica afluencia de numerosas y enormes caravanas de casas rodantes provenientes de Estados Unidos y Canadá, que se ubicaban en “los nogales” una zona cercana a este restaurant, por lo que de inmediato la sopa tarasca se convirtió en un éxito entre ellos y de ahí se difundió a través de publicaciones y boca a boca a todos aquellos que visitaban y visitan Pátzcuaro.

Ahora se sirve en muchos sitios y hay variantes de la receta, sin embargo, el lugar en el que se creó aún existe y aún la sirve, aunque ahora pertenece a una cadena y también se prepara en su versión original en el restaurant Don Rafa y en el restaurant del hotel Portón del Cielo, en donde uno de sus descendientes sigue la tradición.

Ingredientes:

6 cucharadas de aceite de maíz
1 cebolla grande picada finamente
2 dientes de ajo grandes picados finamente
1 lata de 1 kilo de puré de jitomate
2 litros de agua
4 hojas de laurel
2 ramitas de tomillo
2 ramitas de mejorana
4 cucharadas de caldo de pollo en polvo
1 cucharadita de pimienta negra recién molida
6 chiles anchos despepitados, cortados en tiras y fritos (en Michoacán se les llama “Pasilla”)
10 tortillas cortadas en tiritas y fritas
350 gramos de queso fresco cortado en tiras
¼ de litro de crema espesa
Epazote picado al gusto

Preparación:

En el aceite caliente se acitronan la cebolla y el ajo, se añade el puré de jitomate y se fríe hasta que esté “chinito”, se agrega entonces el agua, el caldo, las hierbas de olor y la pimienta. Se deja hervir 10 minutos. Se toma un poco de caldillo y con él se licúan dos chiles fritos y una tortilla frita, se vierten en la sopa hirviendo y se deja hervir a fuego lento 5 minutos más.

Presentación:

En platos soperos individuales con la tortilla frita, las tiritas de chile frito, las tiritas de queso, una cucharada de crema y epazote picado al gusto. Sirve y disfruta de tu Sopa Tarasca, al más puro estilo de Pátzcuaro, Michoacán.

Fuentes: Redacción / Guia Gastronómica México Desconocido (1994) / Museo de Arte Popular Asociación de Amigos

 

What's your reaction?

Excited
1
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Comments are closed.

More in:Artículos