Corpus Christi, que en latín significa ‘cuerpo de Cristo’, es una fiesta de la Iglesia católica para celebrar la presencia de Cristo en la eucaristía.

El objeto de esta fiesta es recordar la institución de la eucaristía, que tuvo lugar el Jueves Santo, durante la última cena, cuando Jesucristo convirtió el pan y el vino en su cuerpo y sangre, e invitó a los apóstoles a comulgar con él.

Como tal, el Corpus Christi es celebrado sesenta días después del Domingo de Resurrección, el jueves siguiente a la solemnidad de la Santísima Trinidad, que tiene lugar el domingo posterior a Pentecostés. Así, en el hemisferio norte, es el jueves siguiente al noveno domingo después de la primera luna llena de primavera.

La celebración surgió durante la Edad Media, cuando la religiosa Juliana de Cornillon comenzó a promover la idea de celebrar una festividad que rindiera homenaje al cuerpo y la sangre de Jesucristo presente en la eucaristía. Así, la primera celebración de Corpus Christi tuvo lugar en 1246 en la ciudad de Lieja, en la actual Bélgica.

También se cuenta que, en 1263, mientras un sacerdote celebraba la misa en la iglesia de la localidad de Bolsena, en Italia, ocurrió que, al pronunciar este las palabras de consagración, de la hostia comenzó a brotar sangre. Este suceso, conocido entre la comunidad católica como “El milagro de Bolsena”, fue percibido como un evento santo, y acabó por afianzar la celebración del Corpus Christi.

Como tal, las celebraciones del Corpus Christi incluyen procesiones en las calles y lugares públicos en las cuales el cuerpo de Cristo es exhibido y acompañado por multitudes de fieles.

La festividad goza de gran relevancia en países como Panamá, España, Chile, Perú, Venezuela, Colombia y Ecuador. En algunos, incluso, se la considera como día feriado.

En Michoacán hay variaciones en la celebración de un pueblo a otro, pero en general el esquema del festejo incluye acompañamiento musical de varias bandas contratadas por los barrios o gremios.

Un sacerdote encabeza la celebración llevando al “Santísimo Sacramento” en procesión hacia las diferentes “pozas” o altares que se erigen en la comunidad. Ahí reza inmerso en humo de incienso. La feligresía lo acompaña entre bailes.

Cuando esta procesión termina, los asistentes reciben algún regalo representativo de cada gremio. Lo usual es que los gremios arrojen al aire miniaturas representativas de su trabajo y como Michoacán es un pueblo artesano, es común ver miniaturas de barro, metal o de tallas en madera.

Del campo también se arrojan frutas, hatos de maíz y otros productos de la tierra y de los talleres, vuelan por los aires las miniaturas hacia las manos jubilosas que los esperan como regalos de los gremios que agradecen así el trabajo que les da diario sustento.

Igualmente los cazadores y quienes viven del producto de la tierra preparan grandes cantidades de comida para regalar a la feligresía y a cualquier otra persona que acompañe ese día a los festejantes.

 

Jueves de Corups2


Jueves 26 de mayo
inicia en el Cine – Teatro “Emperador Caltzontzin”

What's your reaction?

Excited
0
Happy
0
In Love
0
Not Sure
0
Silly
0

You may also like

Comments are closed.